«El ajedrez me ha enseñado a no buscar excusas externas y ser capaz de afrontar las derrotas»

La psicóloga María Rodrigo Yanguas explica en 'No te enroques' cómo este juego puede mejorar nuestra vida


¿Qué pensarías si te dijeran que el ajedrez te puede ayudar a manejar tus problemas del día a día o que te enseña a gestionar tus fracasos? Desde luego ya hay aplicaciones que nos permiten jugar con otra persona en la distancia, sin tener la necesidad de estar físicamente presentes.


La psicóloga sanitaria María Rodrigo Yanguas lleva jugando al ajedrez desde los cinco años y a través de su libro ' No te enroques' (Haper Collins) explica cómo esta actividad nos puede ayudar a fortalecer la mente, desarrollar la memoria y a gestionar nuestras emociones.


¿Por qué es beneficioso el ajedrez?


Porque ayuda tanto a nivel cognitivo (atención, memoria...) como a nivel emocional (autoconocimiento y gestión de las emociones).

También enseña a controlar la impulsividad, a ser conscientes de que cada uno de los movimientos que hacemos tienen unas consecuencias, lo que se puede trasladar a nuestro día a día.


En el libro habla de gimnasio mental 'low cost'.

Sí, porque para entrenar la mente con el ajedrez tan solo necesitamos un tablero y unas piezas, lo que es muy barato comparado con otras terapias tradicionales. Esto no quiere decir que tenga que sustituir a las terapias psicológicas con un profesional, pero es una alternativa para gente que no tiene recursos.


¿Cómo podemos usar el ajedrez y sus técnicas en nuestro día a día?


Cuando jugamos una partida de ajedrez tenemos que estar atentos a las 64 casillas y a las 16 piezas de nuestro rival. El hecho de querer contestar rápidamente cuando nuestro contrincante mueve una ficha, pero en lugar de ello tomarnos nuestro tiempo, reflexionar y ver las amenazas que tenemos delante, nos lleva a no precipitarnos ante estímulos externos, tratar de escuchar y entender la situación y después actuar.


Además desarrollamos empatía, porque nos tenemos que poner en la piel del rival para tratar de adivinar lo que está pensando y así anticiparnos a sus movimientos. Esto nos lleva a entender el lenguaje no verbal y a la persona que tenemos delante.


¿También nos enseña a conocernos a nosotros mismos emocionalmente?


Totalmente, porque cuando jugamos sentimos muchas emociones y tenemos que aprender a diferenciarlas: saber si son nervios, si por el contrario estás contento o si es miedo. En el momento en que etiquetas esa emoción, puedes gestionarla de una forma u otra.

«Tienes que saber que una vez que se acaba la partida, se recogen las piezas y se empieza de nuevo, y esto se aplica en el día a día».María Rodrigo Yanguas , Psicóloga sanitaria

Las derrotas. ¿Cómo gestionarlas?


El ajedrez me ha enseñado a no buscar excusas externas y ser capaz de afrontar las derrotas. Este sentimiento de fracaso ha hecho que vaya creando herramientas para gestionarlo. Tienes que saber que una vez que se acaba la partida, se recogen las piezas y se empieza de nuevo, y esto se aplica en el día a día.


¿Cuánto tiempo le tendríamos que dedicar?


Los médicos insisten en la importancia del ejercicio físico y esto se tendría que aplicar al ejercicio mental. Es mejor jugar una partida de 15 minutos todos los días que hacer 1 hora una vez a la semana. Y esta pequeña dosis diaria hará que nuestra mente esté mucho más activa. Además se pueden hacer algunos de los ejercicios que propongo en el libro, para los que no hace falta saber ajedrez.


¿Algún ejemplo de ello?


En un tablero con muchos caballos, tanto blancos como negros (por lo que se puede trabajar en dos dimensiones: la forma de la pieza y su color), hay muchos caballos dispersos. Entonces te preguntan, por ejemplo, cuántos caballos blancos hay en las casillas negras. Y vas jugando con esos parámetros, lo que requiere un trabajo perfecto de atención.


¿Y de memoria?


Un ejemplo sería una posición que se tiene que memorizar, se quita esa posición y hay que tratar de ponerla en un tablero vacío. Podemos ir aumentando la dificultad: al principio con memorizar dos piezas puede ser suficiente, pero hay que romper esos límites y esforzarse cada día un poco más.


¿El ajedrez ayuda a ralentizar el envejecimiento?


A nivel científico no está demostrado, pero un artículo que se publicó en mayo de 2021 demostraba que jugando al ajedrez podemos hacer un entrenamiento cognitivo y emocional, y con ello hacer que el cerebro esté mucho más activo. Pero que retrase el envejecimiento no lo podemos afirmar hasta que haya artículos que lo confirmen.


Maria Rodrigo Yanguas Para ABC






211 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo