Buscar
  • Editorial

Yuri Averbakh, primer gran maestro centenario del ajedrez, muere a los 100 años

Ruso, fue uno de los mejores jugadores del mundo durante la Guerra Fría de la década de 1950, y se unió a otros grandes competidores como el orgullo de la Unión Soviética.


Yuri Averbakh a los 94 años en 2016. No era un jugador dinámico; a menudo tuvo éxito desgastando a sus oponentes.

Crédito...

Sergey Guneev/Sputnik, vía Associated Press


PorDylan Loeb McClain

9 de mayo de 2022


Yuri Averbakh, un gran maestro de ajedrez ruso que estuvo entre los mejores jugadores del mundo durante una década, entrenó a campeones mundiales y fue el último participante sobreviviente en una de las mayores competencias de la historia, murió el sábado en Moscú. Tenía 100 años, el primer gran maestro en llegar a esa edad.


Su muerte fue anunciada en el sitio de la Federación Internacional de Ajedrez, el organismo rector del juego. No se dio ninguna causa.


El concurso histórico en el que participó el Sr. Averbakh fue el Torneo de Candidatos en Zúrich en 1953, el paso final en el ciclo para seleccionar un retador para el campeonato mundial. El campo albergaba a muchos grandes jugadores del siglo XX, incluidos los futuros campeones mundiales Vasily Smyslov y Tigran Petrosian y el ex campeón mundial Max Euwe .

El torneo se destacó no solo por los participantes sino también por la calidad de los juegos jugados; muchos expertos en ajedrez consideran cuatro o cinco de ellos entre los más memorables en la historia del ajedrez, incluido uno que el Sr. Averbakh perdió ante Alexander Kotov en la Ronda 14 después de que el Sr. Kotov descorchara un espectacular sacrificio de dama.


La competencia de Candidatos de 1953 fue la única vez que el Sr. Averbakh llegó a la etapa final del ciclo del campeonato mundial. Se perdió el Torneo de Candidatos de 1959 al terminar empatado en el séptimo lugar en la etapa anterior del campeonato mundial: el Torneo Interzonal de 1958 en Portoroz, Yugoslavia. Solo los seis mejores jugadores del Interzonal calificaron para los candidatos.


En 1954, el Sr. Averbakh ganó el campeonato soviético. En ese momento, era uno de los torneos más elitistas del mundo porque muchos de los mejores jugadores del mundo eran de la Unión Soviética.


El Sr. Averbakh empató en el primer lugar en el campeonato de 1956 con Boris Spassky, otro futuro campeón mundial, y Mark Taimanov , quien también había jugado en el Torneo de Candidatos de 1953. El Sr. Taimanov ganó un desempate para reclamar el título, y el Sr. Averbakh terminó segundo.


Estilísticamente, el Sr. Averbakh no era un jugador dinámico; a menudo tuvo éxito desgastando a sus oponentes. Fue particularmente hábil en los finales, donde quedan pocas piezas en el tablero, y escribió varios libros sobre el tema que todavía son muy apreciados entre los jugadores de muchos niveles.


Yuri Lvovich Averbakh nació el 8 de febrero de 1922 en Kaluga, un pequeño pueblo a unas 100 millas al suroeste de Moscú. Su padre trabajaba para el servicio forestal y su madre era maestra. Cuando Yuri tenía 3 años, la familia se mudó a Moscú, donde compartieron un apartamento con otras dos familias.


Aprendió a jugar al ajedrez a la edad de 7 años, pero al principio no estaba particularmente interesado en el juego; creciendo a 6 pies y 2 pulgadas, prefería el voleibol, el hockey, el esquí y el boxeo.


Todo cambió un día cuando tenía 13 años: escuchó una conferencia sobre ajedrez de Nikolay Grigoriev, un maestro que ganó cuatro veces el Campeonato de Moscú en la década de 1920. La conferencia, en la que el Sr. Grigoriev mostró algunos problemas de ajedrez que había compuesto, tuvo un gran impacto en el pensamiento de Yuri sobre el juego.





En su autobiografía, “Centre-Stage and Behind the Scenes: The Personal Memoir of a Soviet Chess Legend” (2011), el Sr. Averbakh escribió: “La impresión del ajedrez como arte me conectó para siempre con el juego. Quería meterme en el ajedrez, entender sus leyes, sus secretos”.

Fue entrenador de muchos de los mejores jugadores y editó dos prestigiosas revistas soviéticas de ajedrez durante 37 años.


Y, sin embargo, el Sr. Averbakh casi no se convirtió en un jugador de ajedrez profesional. Estudió para ser ingeniero y reparó tanques y tractores durante la Segunda Guerra Mundial. A fines de la década de 1940, trabajaba en un instituto de investigación de misiles y estaba escribiendo un doctorado. tesis de ingenieria. También había seguido progresando en el ajedrez, convirtiéndose en maestro en 1944, pero descubrió que las múltiples exigencias de sus estudios, trabajo y ajedrez eran demasiado grandes.


Entonces su supervisor en el instituto le dio una oportunidad inusual. Le dijo al Sr. Averbakh que podía tomarse dos años sabáticos para dedicarse al ajedrez, y que si no lograba convertirse en profesional, podría volver a trabajar en el instituto.


El Sr. Averbakh se clasificó para el torneo Interzonal de 1952 en Saltsjöbaden, Suecia, al sureste de Estocolmo, y terminó quinto, lo que le dio un lugar en el Candidatos de 1953 en Zúrich. También fue galardonado con el título de gran maestro por la Federación Internacional de Ajedrez (entonces con el nombre de Federación Mundial de Ajedrez).


“La cuestión de mi regreso al trabajo en el instituto murió de muerte”, escribió en sus memorias.


En 1955, Mikhail Botvinnik, entonces campeón mundial, reclutó al Sr. Averbakh para jugar juegos de entrenamiento con él. Durante los siguientes dos años, los dos jugaron 25 juegos entre sí, aproximadamente la misma duración que un partido de campeonato mundial, y Botvinnik ganó solo uno o dos juegos más que Averbakh, según Averbakh.


Su relación laboral terminó después de que el Sr. Averbakh aceptara jugar partidos de entrenamiento con Mikail Tal antes del Torneo de Candidatos de 1959 en Yugoslavia. Botvinnik consideró esa decisión como una traición, escribió Averbakh. El Sr. Tal ganó el Torneo de Candidatos y derrotó al Sr. Botvinnik al año siguiente.


A fines de 1982, el Sr. Smyslov, que entonces tenía 61 años, se clasificó para los partidos de Candidatos y le pidió al Sr. Averbakh, a quien conocía desde la infancia, que fuera su entrenador. El Sr. Averbakh aceptó, y el Sr. Smyslov ganó sus partidos de cuartos de final y semifinales antes de perder la final ante Garry Kasparov, el futuro campeón mundial.

A medida que su carrera como jugador se desvanecía a principios de la década de 1960, el Sr. Averbakh asumió un papel tras bambalinas en el establecimiento del ajedrez soviético. Fue una tarea difícil, con cada nombramiento y decisión burocrática a menudo sujeta a intrigas políticas y dudas. Aún así, aunque afirmó ser ingenuo en política, logró prosperar durante muchos años en esa segunda carrera.


En 1962, se convirtió en editor de las dos revistas de ajedrez soviéticas más prestigiosas, Shakhmatny Bulletin y Shakhmaty v SSSR. Los editó durante 37 años, un récord de longevidad.


El Sr. Averbakh fue nombrado presidente de la Federación Soviética de Ajedrez en 1972, una posición privilegiada en la sociedad soviética. Dado que el éxito en el ajedrez se consideraba crucial para demostrar la validez del comunismo, los ajedrecistas eran considerados como atletas de élite e incluso eran enviados a entrenar con los equipos olímpicos nacionales. El Sr. Averbakh describió la escena en la escuela Central Komsomol en Veshnyako en 1963:


“Fue una vista inolvidable. Jugadores de baloncesto delgados como lápices, levantadores de pesas rechonchos de piernas arqueadas, boxeadores con manos enormes como gorilas y orejas de coliflor y narices aplastadas. Por supuesto, hubo excepciones, pero en general uno tenía la impresión de que eran tipos anormales patológicos, que es lo que los había llevado al gran deporte y les permitió lograr mejores resultados que la gente normal”.

Le sobrevive su hija (las fuentes difieren en identificarla como Jane o Evgenia) . La información sobre otros sobrevivientes no estaba disponible.


Aunque el Sr. Averbakh tenía talento, dijo que sabía que carecía de las cualidades necesarias para convertirse en campeón mundial. En su autobiografía, escribió que los grandes jugadores se dividen en seis categorías: asesinos, luchadores, deportistas, gente a la que le gusta jugar, artistas y exploradores. Todos los campeones del mundo procedían de los primeros cuatro grupos, dijo. Se puso a sí mismo en la sexta categoría: la de un explorador.

“Lo principal fue que nunca obtuve un gran placer al ganar”, escribió. “Claramente, no tenía carácter de campeón. Por otro lado, no me gustaba perder, y la amargura de la derrota no se compensaba de ninguna manera con el placer de ganar”.

24 visualizaciones0 comentarios